miércoles, 23 de marzo de 2011

Significado y caracteristicas

Se considera abuso sexual infantil o pederastia a toda conducta en la que un menor es utilizado como objeto sexual por parte de otra persona con la que mantiene una relación de desigualdad.
El abuso sexual constituye una experiencia traumática y es vivido por la víctima como un atentado contra su integridad física y psicológica, y no tanto contra su sexo, por lo que constituye una forma más de victimización en
la infancia.
En su mayoría, los abusadores son varones (entre un 80 y un 95% de los casos) heterosexuales que utilizan la confianza y familiaridad, y el engaño y la sorpresa, como estrategias más frecuentes para someter a la víctima. La media de edad de la víctima ronda entre los 8 y 12 años (edades en las que se producen un tercio de todas las agresiones sexuales). El número de niñas que sufren abusos es entre 1,5 y 3 veces mayor que el de niños.
Los niños con mayor riesgo de ser objeto de abusos son:
  • aquellos que presentan una capacidad reducida para resistirse o para categorizar o identificar correctamente lo que están sufriendo, como es el caso de los niños que todavía no hablan y los que tienen retrasos del desarrollo y minusvalías físicas y psíquicas;
  • aquellos que forman parte de familias desorganizadas o reconstituidas, especialmente los que padecen falta de afecto que, inicialmente, pueden sentirse halagados con las atenciones del abusador;
  • aquellos en edad prépuber con claras muestras de desarrollo sexual;
  • aquellos que son, también, víctimas de malos tratos.
Según un cálculo de las llamadas «cifras ocultas», entre el 5 y el 10% de los varones han sido objeto en su infancia de abusos sexuales y, de ellos, aproximadamente la mitad ha sufrido un único abuso.
Los abusos a menores de edad se dan en todas las clases sociales, ambientes culturales o razas. También, en todos los ámbitos sociales, aunque la mayor parte ocurre en el interior de los hogares y se presentan habitualmente en forma de tocamientos por parte del padre, los hermanos o el abuelo (las víctimas suelen ser, en este ámbito, mayoritariamente niñas). Si a estos se añaden personas que proceden del círculo de amistades del menor y distintos tipos de conocidos, el total constituye entre el 65-85% de los agresores.
Los agresores completamente desconocidos constituyen la cuarta parte de los casos y, normalmente, ejercen actos de exhibicionismo; sus víctimas son chicos y chicas con la misma frecuencia.


SINTOMAS PSICOLOGICO DE LA PEDERASTIA

Desde un punto de vista psicológico, no existe unanimidad entre los especialistas a la hora de definir con precisión el concepto de «abuso sexual a menores»; los aspectos que diferencian unas definiciones de otras son, entre otros, los siguientes:
  • la necesidad o no de que haya sorpresa por parte del abusador hacia el menor; para muchos autores, la mera relación sexual entre un adulto y un menor ya merece ese calificativo, por cuanto se considera que ha mediado un «abuso de confianza» para llegar a ella.
  • la necesidad o no de la existencia de contacto corporal entre el abusador y el menor; aquellos que no lo consideran necesario, incorporan al concepto de «abuso» el «exhibicionismo», esto es, la obligación a un menor de presenciar relaciones sexuales entre adultos o, incluso, de participar en escenificaciones sexuales.
  • la cuestión de las edades: tanto en lo que se refiere a si el abusador tiene que ser mayor que el menor, como al valor de esa diferencia y la edad concreta de ambos.
  • también existen investigaciones en las que se consideran abusos sexuales los producidos entre jóvenes de la misma edad;
  • por último, en otros casos se subraya especialmente la relevancia del abuso sexual percibido, esto es, se considera específicamente como caso de «abuso sexual a un menor» cuando hay repercusiones clínicas en éste.


LA MENTE DEL ABUSADOR

Los abusadores sexuales de menores son, mayoritariamente, hombres,casados y familiares o allegados del menor, por lo que tienen una relación previa de confianza con este;cometen el abuso en la etapa media de su vida aunque la mitad de ellos manifestaron conductas tendentes al abuso cuando tenían menos de 16 años. Las mujeres abusadoras suelen ser mujeres maduras que cometen el abuso sobre adolescentes.

Se pueden distinguir dos grandes tipos de abusadores: los primarios y los secundarios o situacionales.
  • Los primarios muestran una inclinación sexual casi exclusiva por los niños y su conducta compulsiva es independiente de su situación personal. Se trata, clínicamente, de «pedófilos» en un sentido estricto del término.
  • En cuanto a los secundarios, estos se caracterizan por que su conducta viene inducida por una situación de soledad o estrés: el abuso suele ser un medio de compensar la baja autestima o de liberarse de cierta hostilidad. 
  •  
     
     1.1 Caso específico; 

    Depredadores sexuales de niños | El perfil psicológico

    Muchos abusadores son psicópatas, incapaces de asumir el daño que provocan y de rehabilitarse.La sensación de impunidad que ofrece internet hace de la red un catalizador de estos crímenes

    Domingo, 23 de mayo del 2010 
    JUAN RUIZ SIERRA
    MADRID




    Durante dos décadas, el trabajo de Juan Carlos Ruiloba ha sido uno de los más desagradables a los que puede enfrentarse un agente. Hasta hace pocos días jefe de la sección de delitos tecnológicos del Cuerpo Nacional de Policía en Catalunya, el inspector Ruiloba, recién fichado por una agencia de detectives, está especializado en delitos de paidofilia en internet. Dice que las personas a las que ha perseguido, tanto las que se limitan a distribuir y disfrutar de imágenes de agresiones sexuales a menores (los paidófilos) como las que las ejecutan (los pederastas), tienen «una escala de valores distinta», una barrera moral que va alejándose de la del resto de la sociedad conforme entran en contacto con otras con idénticas inclinaciones. Esto explica, a su juicio, que sea tan difícil que paidófilos y pederastas, cuyos crímenes en el ámbito religioso y laico llenan en los últimos tiempos páginas y páginas de periódicos, «no vuelvan a delinquir».


    CASOS EN ESPAÑA

    En España el escándalo de pederastia que salpica a la Iglesia católica. "Desde enero de 2001 hasta marzo de 2010, los casos presentados son 14, menos de un caso y medio al año", El religioso, miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, confirmaba así la información publicada por este diario sobre la existencia de decenas de casos de pederastia en el clero español. "España es uno de los países con menos casos denunciados", añadió. Scicluna recalcó que estos 14 nuevos casos son "investigaciones, no condenas".

    Esto amplía el número de episodios conocidos. Teniendo en cuenta que la mayor parte de las sentencias en tribunales civiles se basan en hechos anteriores a 2001, la Iglesia asume que hay al menos 25 sacerdotes y religiosos españoles implicados por casos de abusos sexuales en los últimos 20 años.

    Desde Iglesia sin Abusos agradecieron las palabras del responsable vaticano, que confirma que España "no es un oasis donde jamás se haya dado un caso", sino que también existen, o han existido, curas abusadores. "Es una buena noticia que la Santa Sede comience a investigar estos asuntos", señaló el portavoz de este colectivo, Carlos Sánchez.

    Silencio de los obispos 

    Mientras Roma reconoce los casos en estudio en España, la Conferencia Episcopal continúa con su velo de silencio. Tampoco quiso confirmar si los obispos iniciarán una investigación ante futuras denuncias, como han hecho otros episcopados del resto de Europa.

    Fuentes oficiosas, sin embargo, apuntaron a la posibilidad de que el presidente del Episcopado, Antonio María Rouco Varela, condenado por responsabilidad civil subsidiaria en uno de los casos, haga una referencia a la reciente carta del Papa en el discurso de la Asamblea Plenaria del próximo 19 de abril.


    Casos en España

    España, un país con pocas denuncias de pederastia en el seno de la Iglesia católica;
    Monseñor Charles J. Scicluna es el 'promotor de Justicia' de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Nombrado por el Papa cuando era su superior en ese dicasterio, este maltés de 51 años es una especie de fiscal inquisidor de todos los delitos sexuales de los 400.000 curas y frailes del mundo. Todos pasan por sus manos. También los españoles, aunque de nuestro país hay pocos.

    "España es uno de los países con menos casos denunciados", explica monseñor Scicluna. Y precisa incluso el número: "Desde enero de 2001 hasta marzo de 2010, los casos presentados son 14, menos de un caso y medio al año. Obviamente, se trata de casos denunciados, no de condenas".

    ¿Pocos porque no los ha habido o pocos porque no se denuncian? Difícil de saber. Félix López Sánchez, catedrático de Psicología de Sexualidad en la Universidad de Salamanca, realizó en 1994 un estudio sobre este fenómeno, el único con datos de todo el Estado español.

    En él se concluía que el 4,17% de los abusos contra menores en nuestro país habían sido cometidos por religiosos. La cifra aumentaba hasta el 9%, si se hablaba únicamente de niños varones.

    En el caso de las niñas -abusos cometidos en centros religiosos femeninos, gestionados por monjas- el porcentaje bajaba al 1%. La mayor parte de las víctimas son varones, de entre 9 y 14 años, de todas las clases sociales, que tuvieron contacto con los religiosos.

    En cualquier caso, España no es ajena del todo a las salpicaduras de la lacra de la pederastia. De hecho, presenta uno de los casos más sórdidos y más recientes.

    El colegio San Viator de Vitoria y el religioso José Ángel Arregui, protagonistas de un sonado caso de pederastia que afecta a España y a Chile. | A. Ruiz de Hierro | Efe

    * Sólo tres sacerdotes españoles han ingresado en prisión por abusos sexuales
    * 'España es uno de los países con menos casos denunciados', explica Scicluna
    * El 4,17% de abusos contra menores han sido cometidos por religiosos
    * Los abusos se producía en internados, parroquias y campamentos.


    Casos en Andalucía 

    Juan José Cortés, el padre de Mari Luz --la menor secuestrada y asesinada presuntamente por el pederasta Santiago del Valle--, aseguró ayer que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le trasladó un "compromiso serio" para buscar medidas que impidan que los casos de pederastia se repitan en España "con tanta impunidad".
    El padre de la niña, que fue recibido ayer por el jefe del Ejecutivo en la Moncloa, aseguró tras el encuentro que Zapatero le confirmó que el Gobierno estudia actualmente una serie de medidas referidas a los delitos de pederastia que se darán a conocer en el mes de octubre.
    Tras una reunión que se prolongó durante unas dos horas, Cortés señaló que el Gobierno "buscará medidas" que, dentro de los límites constitucionales, permitan que los casos como el del supuesto asesino de Mari Luz no se repitan. Según sus palabras, se pretende con ellas garantizar "la seguridad de los niños".

    CUMPLIR LAS PENAS. El padre de la pequeña prefirió que sea el propio Ejecutivo el que detalle en qué consistirán dichas medidas y si contemplan la reforma del Código Penal, pero adelantó que el Gobierno "trabajará" en la creación de un registro de pederastas y en el "cumplimiento íntegro de las penas", según lo comprometido por Zapatero.
    Cortés, que acudió a la reunión junto a su esposa, Irene Suárez, y su hermano Diego, se mostró "bastante satisfecho" por la actitud y compromiso del presidente del Gobierno pues, como argumentó, "se debe a una causa tan noble y justa como esta". Además, confió en que las medidas comprometidas satisfagan a quienes como él reclaman que los pederastas cumplan de forma íntegra sus penas.
    Durante el encuentro, en el que también estuvo presente el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, Cortés informó a Zapatero del número de firmas recogidas por la caravana pro cadena perpetua, que ya supera ampliamente las 500.000, las necesarias para que su reivindicación pueda ser llevada al Parlamento como iniciativa legislativa popular.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada